Lecciones de Software Libre

Angel E. Mendoza

Decreto 3390. Parte 1

Revisando artículos relacionados con el decreto 3390, me topé con este artículo de Aníbal Rojas, donde recorre los principales aspectos relacionados con el Software Libre de una manera muy particular.

Decreto 3.390 (Migración a Software Libre) For Dummies - Primera Parte
El Decreto N° 3.390 (3390) establece que “La Administración Pública Nacional [venezolana] empleará prioritariamente Software Libre desarrollado con Estándares Abiertos, en sus sistemas, proyectos y servicios informáticos” ni que decir que este decreto ha generado toda una secuela de confusiones, malos entendidos, carreras y expectativas entre los empleados de los departamentos de informática de organismos del estado, y en general en el sector de Tecnologías de Información (TI) de Venezuela.

Esta serie de posts pretende ser una especie de “guía no oficial” al proceso de migración a Software Libre por parte del estado venezolano. Si usted:

  • Cree que el Software Libre es sencillamente gratis y lo venden los buhoneros (sonido de chicharrita de los que pierden en los concursos de tv)
  • Trabaja en una dirección o departamento de Informática de un organismo del estado, y parece un ventilador porque ya no sabe para donde voltear para que le explique que es lo que está pasando.
  • Desarrolla o vende software y tiene al estado entre sus clientes, y le gustaría seguirlo teniendo.
  • Alguna vez ha invertido muchos dólares en un software y lo han dejado “guindando” con el mismo.

Entonces es posible que aquí pueda aclarar algunas dudas o terminar de confundirse por completo, sencillamente siga leyendo ¿Ya qué va a hacer?

La primera vez que tuve noticia del Decreto N° 3.390 fue a finales del año 2004, y la primera impresión que tuvimos en la oficina fue “No está mal“. Y es que si bien somos desarrolladores de software que trabajamos con tecnologías de punta, desde hacía varios años todas nuestras soluciones estaban basadas en código Open Source (el porque de esto más adelante), cosa que nos ha funcionado a nosotros y a nuestros clientes.

Ya vá ¡Alto! ¿Open Source, Free Software o Software Libre? ¿No son la misma cosa? Pues no amigo mío, ni se comen igual, una clara distinción de estos tres términos es fundamental para entender el Decreto N° 3.390 y el proceso de migración.

Free Software: Nada que ver con las rebajas de Enero

El movimiento del Free Software no tiene nada que ver con el precio del mismo, y está signado por el hecho de que en inglés la palabra Free se utiliza tanto para Libre como para Gratis. El slogan que pretende aclarar esta confusión semántica es ‘Free software’ is a matter of liberty, not price. To understand the concept, you should think of ‘free’ as in ‘free speech’, not as in ‘free beer’ (El ‘Software Libre’ es un asunto de libertad, no de precio. Para entender el concepto, debes pensar en ‘libre’ como en ‘libertad de expresión’, no como en ‘cerveza gratis’)

El núcleo práctico del Free Software se encuentra en las cuatro libertades, por favor no confundir con las Tres (+1) Leyes de la Robótica de Asimov:

  • La libertad de usar el programa, con cualquier propósito (libertad 0).
  • La libertad de estudiar cómo funciona el programa, y adaptarlo a tus necesidades (libertad 1). El acceso al código fuente es una condición previa para esto.
  • La libertad de distribuir copias, con lo que puedes ayudar a tu vecino (libertad 2).
  • La libertad de mejorar el programa y hacer públicas las mejoras a los demás, de modo que toda la comunidad se beneficie. (libertad 3). El acceso al código fuente es un requisito previo para esto.

Cualquier software que satisfaga las cuatro condiciones anterior califica como Free Software, en lo que a la Free Software Foundation (FSF) se refiere. Y sí, es extraño pero las numeraron empezando en cero siguiendo la costumbre de los programadores en lenguaje C, eso definitivamente no ayuda…

Veamos algunas consecuencias prácticas de la aplicación de estas libertades:

  • Puedes usar el software para hacer bombas atómicas o planear atentados terroristas, la libertad 0 te consagra ese derecho. No importa si eres chino, surafricano o polinesio, si eres comunista o derechista, o si desayunas con cochino frito en vez de cereales, siempre puedes usar el software con el fin que tu quieras.
  • ¿Se colgó el programa y el soporte técnico no responde? No hay rollo, puedes obtener los fuentes (generalmente de internet) revisar el programa y corregir el error ¿Cool no? Esa es la libertad 1 en acción.
  • Tu programa favorito lo puedes instalar en todas las computadoras que se te atraviesen: en la tuya, la de la casa y la del trabajo ¿Y lo mejor de todo? Hacerlo es legal. Mejor todavía, consigues un programa buenísimo y lo empiezas a vender, y como la libertad 2 te da el derecho de distribuir copias ¡Sigues legal, pero ademas ganas algún dinero!
  • Finalmente te gusta tanto esto del Software Libre que te fajas a modificar un programa desarrollador por otro, y lo distribuyes para que los demás se beneficien de tu genio, te admiren y puedas disfrutar de tus 5 minutos de fama. Lo mejor de todo es que quien originalmente creó el programa no puede chistar dada la libertad 3

Llegado a este punto mucha gente pone cara de haberse intoxicado con camarones y empieza a preguntarse cosas como:

  • ¿Y se puede vender? Sí, si se puede.
  • ¿Pero cuál es el modelo de negocio? Buena, pregunta
  • ¿Y ese software es bueno? Si usas internet ya tienes la respuesta, sí es bueno.

Estas preguntas son totalmente válidas, sin embargo vamos a esperar un poquito antes de intentar responderlas en mayor extension. Por que ¡En la otra esquinaaaaaaa! está:

Open Source: Los códigos fuentes me nutren

No hay que ser miembro de MENSA para entender que la FSF comporta una filosofía y valores bien particulares, más allá de simples criterios para las licencias bajo las que se distribuye el software. En contraposición con esta postura aparece la Open Source Initiative (OSI) a los que la gente identificada con el movimiento del Free Software ve como el Lado Oscuro de La Fuerza, musiquita de Darth Vader incluida. Según la OSI:

La idea básica alrededor de Open Source es muy sencilla: Cuando los programadores pueden leer, redistribuir y modificar el código fuente de un software, este software evoluciona. La gente lo mejora, lo adapta y le corrige los errores. Y este proceso sucede a una velocidad tal, que si uno está acostumbrado al lento ritmo del desarrollo tradicional de software, este es sorprendente.

Lo primero que se hace obvio es que para la OSI lo central es el proceso del desarrollo de software, y la forma en que el código abierto permite obtener mejores productos a una gran velocidad. Por este motivo la gente que se identifica con esta tendencia es vista como “pragmáticos”, la FSF tiene un documento completo al respecto: ¿Por qué “Software Libre” es mejor que software de “Código Fuente Abierto”?.

La OSI tiene su propia definición de Open Source que consta de 10 puntos, que en forma mucho más explícita coinciden en buena medida con muchos de los postulados del Free Software más allá de las 4 libertades. Les recomiendo que revisen ambos, y saquen ustedes sus propias conclusiones.

Free Software vs Open Source

Si bien el debate y la controversia entre los que apoyan el Free Software y el Open Source tiene años, y no tiene pinta de que vaya a terminar pronto, ambos equipos se han anotado sus buenos puntos (en mayor o menor medida dependiendo de a quien le pregunten) a favor de los usuarios finales y/o de los desarrolladores de software.

Inclusive existe una propuesta de “integración”, si es que se le puede decir así, FLOSS: Free/Libre Open Source, que intenta ser “neutral” pero a la que yo no le he visto mucha vida.

¡Ajá! ¿Y que tiene que ver el Software Libre con el Free Software o el Open Source?

La respuesta es fácil, sólo tenemos que tomar la definición de Software Libre que está en artículo 2 del Decreto N° 3.390:

Software Libre: Programa de computación cuya licencia garantiza al usuario acceso al código fuente del programa y lo autoriza a ejecutarlo con cualquier propósito, modificarlo y redistribuir tanto el programa original como sus modificaciones en las mismas condiciones de licenciamiento acordadas al programa original, sin tener que pagar regalías a los desarrolladores previos.

Y nos damos cuenta de que lo que está reflejado ahí es sospechosamente parecido a las cuatro libertades propuestas por el movimiento de Free Software, más un puntico de aliño que después vamos a revisar.

Bueno, esto está “mas largo que un suspiro de culebra”, como decimos en Venezuela, así que mejor dejarlo hasta aquí por hoy. Tenemos muchas preguntas por contestar entre ellas, ¿Qué es esa famosa GPL de la que tanto hablan? ¿Cómo escojo una licencia para que mi software sea libre? ¿Es negocio hacer software bajo estos términos? ¿Podrá el Escuadrón Mete La Pata salvar a Penélope?


0 comentarios:

Publicar un comentario

Translate

Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores