Lecciones de Software Libre

Angel E. Mendoza

El software libre y la 5ta Libertad.

Algo que llamó mi atención desde que comencé a leer sobre el Software Libre es el asunto de las libertades: Las cuatro libertades que definen al software libre:
  1. Libertad para ejecutar el programa en cualquier sitio, con cualquier propósito y para siempre.
  2. Libertad para estudiarlo y adaptarlo a nuestras necesidades. Esto exige el acceso al código fuente.
  3. Libertad de redistribución, de modo que se nos permita colaborar con vecinos y amigos.
  4. Libertad para mejorar el programa y publicar las mejoras. También exige el código fuente.

Estas libertades son el estandarte del movimiento y unidas al sentido ético propio de esta tendencia, le dan un soporte filosófico muy particular.
En muchos artículos escritos sobre el tema, y en varias de las charlas dictadas por el mismo Richard Stallman (principal impulsor del movimiento) se afirma que la meta es lograr que todo el software sea libre, y que sobre el se puedan practicar las libertades antes mencionadas. También se enfatiza en el hecho de que los términos de uso del "software privativo" atentan contra la ética y contra estas libertades y se promueve de forma abierta el no-uso de software privativo, lo cual es lógico ya que este representa todo lo opuesto al software libre. Esto no está mal. El software Libre es un movimiento que tiene sus principios, sus fundamentos y busca defenderlos a capa y espada. Pero, ¿qué pasa mientras logran su meta?, ¿qué pasa con los usuarios que gustan de usar estos programas privativos?
Existe una quinta libertad que es mucho más importante que cualquier otra: la libertad de elegir. No se es realmente libre, si no puedes elegir lo que deseas. Si no se tiene esta libertad, estaremos igualmente encajonados, pero ahora en otro paradigma.
Mientras siga existiendo el software propietario, por qué como usuario no tengo derecho a elegirlo como una opción válida? Es más, podría querer tener un sistema conformado por aplicaciones libres y propietarias a la vez, sin verme envuelto en un dilema moral, tratando de distinguir lo bueno de lo malo, cuando mi principal preocupación, debería ser poder tener aplicaciones que cumplan con mis necesidades.
En lo personal creo que el Software Libre es un movimiento de gran importancia de trascendencia tecnológica e histórica que defiende unos principios muy nobles y vigentes. Sin embargo, en muchas ocasiones resulta ser muy radical y juicioso.

5 comentarios:

X3MBoy dijo...

Estoy muy de acuerdo, y de hecho la distribución que apoyo (ubuntu) tiene aditamentos no libres que le permiten funcionar mejor (como algunos dribers y firmwares). Además existe el proyecto Wine que poco a poco a logrado hacer funcionar muchos programas de Windows en Linux. Ahora todo apunta hacia la inter-operatividad y el multi-plataformismo de las aplicaciones, pero siempre habrán aplicaciones que no se pueden usar entre distintas plataformas. A veces (casi siempre) es difícil disfrutar lo mejor de ambos mundos, pero poco a poco se logrará.

No al extremismo, si al uso del Sogtware Libre.

phenobarbital dijo...

El problema está simplemente en la "optica" que usas para distinguir el concepto de "libertad"; está claro que en parte tienes razón con "freedom of choice" y eso está bien; pero, ¿forma parte de tus deseos de "libertad de elegir", renunciar a tus libertades y derechos esenciales?, te la pongo sencilla, tienes un teléfono Blackberry, como parte de su "arquitectura" sus mensajes son almacenados en RIM por una cantidad indefinida de tiempo y bajo las leyes canadienses y americanas, esto claramente viola un derecho tuyo (por cierto, en escala, mucho mayor que tu libertad de elegir, que es tu derecho a la privacidad) y no tienes forma ni manera de saber como contrarrestar esto, porque no tienes la libertad de saberlo (libertad de conocimiento, algo *importantisimo* para que tengas los criterios correctos y definidos a la hora de elegir), en este caso, yo no tengo manera de saber que son los 450K de datos que salen de las máquinas Windows cada vez que se conectan a Internet, ni qué puso la NSA dentro del núcleo Windows para espiarnos, a la final, si logras ver más allá del *capricho* de usar software privativo versus *el radicalismo* de usar software libre, todo se basa en la defensa de derechos y libertades (verdaderas libertades).
Tu punto, al final, extrapolándolo, es como preguntarle a una persona de color si desea volver a ser esclavo y renunciar a su libertad, o preguntarle a una mujer si desea renunciar a su derecho al voto.

My Virtual Notebook dijo...

Gracias a ambos por sus comentarios... Me alegra que mi artículo iniciara una discusión tan interesante.
En cuanto a los que expresa phenobarbital, es como tu dices al inicio de tu comment: es cuestión de óptica. Todos valoramos cosas distintas y valoramos esas cosas desde diferentes perspectivas.
Muy interesante la información que publicas, leeré sobre ella ;)

Humberto dijo...

Es que te estás haciendo un lío. La libertad de elegir no tiene relación con el Software Libre ni con sus cuatro libertades. La libertad de elegir muchas veces puedes no tenerla, pero si la tienes no es gracias al Software Libre.

El Software Libre te da una serie de libertades que sólo él te da, pero antes de elegir usar Software Libre debiste haber tenido libertad de elegirlo.

Mucha gente no tiene libertad para elegir al Software Libre porque está casado con sus MP3, con sus DOCs, con sus PSDs, con la costumbre de usar lo que ha usado desde siempre, etc.

Además es incoherente elegir al Software Libre para luego elegir Software Privativo y "mezclarlos", porque en este caso realmente no estás eligiendo al SL, sino que estás eligiendo herramientas que te sirvan, las libertades están en segundo plano y digo "segundo plano" como expresión ya que realmente no valen puesto que se tiran a la primera oportunidad.

Igualmente estás errado con aquello de que "no se es realmente libre si no puedes elegir lo que deseas" porque Libertad no es elegir si deseas tener amos, Libertad es no tener amos.

Aunque aclaro que yo pienso que quién quiera usar SP que lo use y quién no quiera usar SL que no lo use, pero que no se confunda eso con "tener Libertad". Y de hecho aclaro que yo soy evangelizador de "no uses SL a menos que de verdad te importe, de resto mejor quédate en Windows", y en ese caso usa una distro que de verdad sea Libre y no una de las pantomimas 'libres' que abundan hoy en día, estas distros sólo están para captar gente porque sí a cualquier precio (incluso sacrificando al mismísimo SL) y no es raro que justo estas sean los nidos de fanboys y evangelizadores de Linux.

Humberto dijo...

Una cosa más que olvidé.

Aunque sea cierto que Stallman tiene como meta "que todo el software sea libre" y además ha dicho cosas como que "el software privativo es un mal que no debería existir" (no recuerdo la frase exacta) hay que aclarar que él no es partidario de que este proceso sea forzado, que se le imponga el Software Libre a la gente y de que todo el mundo use Software Libre.

De hecho, de seguro han leído declaraciones de él en contra de la masificación de Linux cuando eso no está significando que la gente tenga ideas de software libre; y añado que esto es muestra que actualmente están 'eligiendo' Software Libre pero no por SL sino por quién sabe qué cosa (publicidad, moda, evangelización, etc, todas son caras de imposición).

Quizás suene contradictorio pero es como que seamos partidarios de que no existan modelos políticos represores a las libertades y que tengamos como metas que en un futuro estos modelos no existan en ningún rincón del mundo; pero eso no tiene porqué significar que vamos a ir invadiendo países para imponerle "elecciones", candidatos y sobre todo el sistema de gobierno que a nosotros nos gusta. Lo sano sería que la propia población se diera sus proceso y eligiera su destino.

Publicar un comentario en la entrada

Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores